Atención al cliente

¡Qué maravilla! Ya no tengo que salir de mi casa para reclamar un artículo o un servicio. Ya no tengo que ir hasta la tienda, o la agencia. Lo puedo hacer por Internet, aunque si quiero hacerlo como en la vieja escuela lo puedo hacer por teléfono, desde la comodidad de mi silla favorita observando un partido de fútbol mientras disfruto de mi cheque de desempleo. Lo único que tengo que hacer es marcar en el teléfono. Eso sí, hay que saber matemática elemental. No se asusten. Nada complicado. Sólo hay que teclear unos números; tienes que pensar un poco, pero eso es por ahora, ya los que piensan duro, o sea los dueños de todo, están trabajando para que no tengamos que sufrir ese contratiempo en el futuro.

Es que no hay que ser un Einstein para hablar por teléfono. Por eso me encanta la educación que está recibiendo mi hijo, Ameriquito, en la escuela: le enseñan a colorear unas páginas tan bonitas, y hacer esos proyectos con todas esas cartulinas y papeles brillantes y ya está; sencillo y directo. El resto lo aprende en Internet. Pues, ¿para qué hay que saber cual es la capital de Mongolia?, o si el camello es un mamífero. Por cierto, ¿qué rayos es un mamífero?

Marcas el número y te contesta un operador que puede estar en la India, en Taiwán, o en Tombuctú; algún operador lacónico y mal pagado que no se sabe si es una persona de verdad o un robot; porque siempre, siempre; no importa lo que hagas o digas; siempre, te va a preguntar lo mismo:

-¿Verificó si el equipo está conectado a la electricidad?’

-Pues claro que está conectado a la electricidad.

-¿Puede revisar otra vez, por favor?

-Está conectado. Y también comprobé que los cables están conectados a la computadora.

-Gracias. ¿Puede verificar si los cables estén conectados a la computadora?

(suspiro largo, muy largo, tuyo, por supuesto; porque los robots no suspiran)

-Está bien. – entonces revisas. Y te la das de chistoso – ¿No quiere que revise si hay electricidad en la casa?

-¿Puede verificar si hay electricidad en la casa?

^&*#$%#$%^&&&&… !!!!

Pero todo eso forma parte de la vida moderna, de la tecnología. Es un pequeño precio que pagar por no tener que aprender cual es la capital de Mongolia y si el camello es un mamífero… Por cierto, ¿sabes cuál es la capital de Mongolia?

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: