Próstatas

Américo inmoló su próstata en el altar del duro banco ante la máquina del taller año tras año para salvar la próstata de su hijo; pero el muy estúpido se la gastó ante la consola de videojuegos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: