Caperucita 2

El jeque Noh–Jamaré-un-Granadín ha llegado al bosque para hablar con Caperucita. El lobo lo ha seguido y se ha escondido detrás de un árbol para espiar lo que hablan.

 

JEQUE

Salam ailekum.

CAPERUCITA

Lo que sea que has dicho lo mismo para ti.

JEQUE

Caperucita, he venido hasta aquí para decirte que vas a tener el honor de protagonizar tu cuento en el mundo de nuestros héroes islámicos. Traje el contrato para que lo firmes.

CAPERUCITA

¿Sí? ¿Y desde cuando tú eres mi jefe?

JEQUE

No lo necesito, tengo buenos contactos en la CIA, el MI6, en la Casa Blanca y en la comunidad europea tengo algunos alemanes en mi bolsillo.

CAPERUCITA

¿Ya hablaste con el sindicato de cuentos y leyendas?

JEQUE

No, pero el salario es muy bueno, 300 camellos, 500 cabras, 50 kilos de hachís afgano, y un chaleco suicida firmado por el mismísimo jefe de Hamás.

CAPERUCITA

¿Y como cuánto es eso en euros o en dólares?

JEQUE

Valor incalculable… como una docena de barriles de petróleo sin petróleo llenos de dólares en billetes de a 100.

CAPERUCITA

¿Tanto valen los camellos y las cabras?

 

Lobo detrás del árbol.

 

LOBO

¿Y el hachís? Eso vale una pasta.

JEQUE

El chaleco. Por ese chaleco muchos millonarios de nuestra tierra te dan lo que pidas.

CAPERUCITA

Tienes que hablar también con los demás miembros del equipo. El lobo, la abuela, el leñador, el cazador, la gente de vestuario y maquillaje, etc.

JEQUE

Eso no es problema, los secuestramos y ya. A ti no te lo hacemos porque tienes demasiados ‘me gusta’ en las redes, sobre todo en Google plus, y no queremos problemas con esos locos protestones.

 

Lobo detrás del árbol.

 

LOBO

Ya me está cayendo mal este tipo.

CAPERUCITA

Bueno, pues estamos firmando el contrato ya.

JEQUE

¡Qué bien!

 

El jeque se frota las manos contento. Abre su portafolio fabricado con piel de enemigos de la fe y le extiende un voluminoso contrato verde.

 

CAPERUCITA

Espera. ¡Looobo!

JEQUE

¿Para qué llamas a ese cánido infiel?

CAPERUCITA

Porque se las sabe todas.

 

El lobo sale de detrás del árbol.

 

LOBO

¿Me llamabas, Cape?

CAPERUCITA

Revisa esto.

 

El lobo revisa el contrato y ve al final casi, una cláusula en letras pequeñas que dice:

 

LOBO

La infiel contratada estará sujeto por este contrato a, Charia Entertaintment Rules Tomo 78, capítulo 45, página 437, párrafo 2.

CAPERUCITA

¿Qué cosa es eso?

JEQUE

Una simpleza. El Tomo 78, capítulo 45, página 437, párrafo 2 dice que tendrás que ponerte burka en todo momento y que además estarás sujeta a los castigos que le aplicamos a nuestras mujeres. Que la mayoría de las veces son unos cuantos latigazos o un par de patadas en los riñones y una que otra violacioncita.

CAPERUCITA

Una violacioncita…

JEQUE

Si, hasta puedo ser yo mismo el que lleve a cabo el castigo si lo prefieres.

CAPERUCITA

Lobo. ¡Comételo!

Y cuenta un buitre carroñero del bosque, que el lobo cayó enfermo apenas termino de devorar al jeque, por eso ni él ni ninguno de sus compañeros buitres probaron los restos, por temor a intoxicarse. El lobo estuvo bajo tratamiento por los doctores del bosque expertos en sistema digestivo, por largo tiempo, desde entonces el carácter del lobo se volvió agrio y violento y sus diferencias con Caperucita se volvieron irreconciliables.

 

Moraleja: Comerse a un terrorista siempre tiene efectos secundarios.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: