Estoy perdidamente enamorado de la mascota de mi vecina

¿Parece loco? ¿Es una aberración? Pues sí, lo es. No puedo explicarlo. No tiene lógica, pero cuando veo a esa gata pasar sobre la cerca que divide las dos casas contoneándose con esa sensualidad provocativa me altero completamente. Me dispara la líbido. Mis feromonas se vuelven ferrogatas. Estoy seguro que ella lo hace intencionalmente, para provocarme, como cuando estira al Sol su excitante cuerpo, lentamente, flexionándolo como en un streptease, con esa gracia gatuna, putuna diría yo. Ella sabe que la observo, que me derrito por ella. Ayer saltó a mi patio y se echó frente a mi ventana, se volvió bocarriba, ¡mostrándome todos sus encantos ocultos! Casi no pude contenerme, iba a saltar por la ventana, pero en ese momento su dueña la llamó y ella se fue dejándome encendido y alborotado. Corrí a ver una película xxx. He pensado en ir al sicoanalista porque necesito ayuda desesperadamente, pero sé que no es una buena idea, porque cómo le explico al sicoanalista que me he enamorado de un animal de cuatro patas, cómo le explico que me he enamorado de una gata de bello color dorado siendo como soy, apenas un loro de plumas verdes. Eso ni siquiera el veterinario más progresista lo va entender. ¿Qué me aconsejan, amigos?

https://nostalgiaporlacomedia.wordpress.com

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: