¿Le has dado una palmada a tu hijo alguna vez?

Prisión. Un presidiario con su uniforme a rayas, tendido en un sofá a rayas. Es atendido por un sicólogo con su bata sin rayas.

PRESIDIARIO
Estoy en esta prisión por aquella palmada que casi me dio mi madre.

SICOLOGO
El trauma por la agresión, claro. No concretada, pero lo que cuenta es la intención, y usted apenas era un bebé.

PRESIDIARIO
Estaba en mis tiernos 14 años. Y todo por un cigarrillo.

SICOLOGO
¡Qué barbaridad! Por un simple cigarrillo.

PRESIDIARIO
De marihuana. Y era de la buena. Fue terrible esa pérdida. Crecí con ese trauma y ya no pude fumar más marihuana.

SICOLOGO
Autorepresión por el trauma sicológico.

PRESIDIARIO
Entonces me dediqué a las anfetaminas.

SICOLOGO
La agresión sufrida en su niñez de parte de su madre lo convirtió en un adicto a las anfetaminas.

PRESIDIARIO
No, en un traficante. Las vendía por toneladas.

SICOLOGO
Por eso hoy en día la ley castiga duramente a los padres que golpean a sus hijos. ¿Quiere usted presentar cargos contra su madre? Aunque han pasado 30 años quizás podamos hace algo.

PRESIDIARIO
Vamos a tener que comunicarnos con San Pedro. Mi madre murió de un infarto hace años. La muy hipócrita le decía a todo el mundo que yo la iba a matar del corazón.

https://nostalgiaporlacomedia.wordpress.com

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: